» #MiércolesMudo : Paseando por Lourizán»

 

 

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

«¡Hemos vuelto al porteo!»

La verdad es que porteamos al Nano ya desde que era un renacuajo. A parte de ser más práctico, nos encanta llevarlo pegadito a nosotros!

También usamos la sillita, más que nada cuando tenemos que hacer alguna compra o si llueve demasiado (que por estos lares es la tónica general… caca de tiempo!!).

Al principio usábamos una mochilita que le regaló mi madre al Papi, pero llegó un día que la mochilita se quedó pequeña. Mi idea era de comprar entonces un foulard o algo parecido. Pero como no sabía bien dónde comprarlo, hice la burrada de hacerme con un Babasling para salir del paso. La verdad es que era un tanto lioso con tantas correas y cierres de seguridad, colocarlo adecuadamente… . Pero aún así fuimos tirando de él hasta el año pasado! Ahí ya notaba que el bacalao del Nano estaba reventando  las costuras del Babasling. (Para la edad que tiene, su percentil está muy por encima de lo normal).

Desde entonces, volvimos a la sillita, lo cual era un incordio de los gordos. El Nano no se está quieto ahí, se escurre, por más no sé que co@# le pasa a las ruedas que gira fatal y yo me destrozo las muñecas grrrr.

El Nano es muy de ir en brazos. Está acostumbrado a eso, y detesta la sillita. Así que no es la primera vez que me toca llevar la sillita y a él en brazos (sí, sí… toda una odisea!!).

También es cierto que tuvo una buena temporada que caminaba todo el rato, sin apenas pedir «colo«. Pero ésto cambió cuando empezó ir al cole: desde entonces pide «colo de mamá» constantemente, incluso en casa!!

Ya os conté que llevándolo «a pelo» acababa con la espalda reventada y las muñecas abiertas, y para mi es fatal tener las muñecas abiertas! Mis manos son mi herramienta de trabajo.

Así que me «lié la manta a la cabeza» y me puse a buscar alguna web fiable donde vendiesen algo que me fuera útil para esta situación.

A través de mi cuenta de Instagram, encontré a una chica que tiene una tienda online fantástica sobre porteo y otros productos geniales para la crianza/maternidad.

La página en cuestión es  http://www.portakanguritos.com/

Como yo tenía dudas sobre qué producto sería el más adecuado para portearlo, rellené un cuestionario que tiene para asesorarte. Y, oye! Al poco me contestó, y de maravilla! Según la edad, peso/altura y para qué fin lo vas a usar, te dice cual te va mejor. En mi caso, me fue de muchísima ayuda, e hice el pedido sin dudarlo.

Te da facilidades de pago (tarjeta, transferencia, pay pal, etc), y el pedido me vino tal como ponía! Rapidísimo!

«y la ganadora eeees….»

Me decanté por una Bandolera de Aros. No me atrevía con los foulares esos que tienes que hacer los nudos (que para esas cosas soy muy, muy torpe). De todas escogí la «Bulline» de la marca francesa Néobulle.


A mi me parece muy práctico, y muy fácil de usar. No me lío tanto como con el Babasling de las narices.

Eso sí, hay que estirar bien la tela en la espalda para repartir bien el peso, y con los casi 19 kilos que pesa el vacas de mi hijo… ni lo noto!!!

«La cara de ilusión del Nano»

Nada más recibirlo, lo estrenamos!! Me lo llevé para recoger al Nano del cole. Al salir el torpedo de mi hijo, se puso a buscar la sillita para guardar su mochila (ya veis para qué usábamos la puñetera sillita…), y se sorprendió no verla. Al fijarse que llevaba la bandolera se puso a dar saltos de alegría y reírse. Tiró de la tela sobrante y me decía «¡colo!».

Durante todo el camino, no me molestó en absoluto. Ni me dolía la espalda, y las manos las tenía libres (bueno, miento. Que en una llevaba la mochila del Nano).

El Nano me acariciaba la cara, y se le veía muy feliz. Ahora, cuando no llueve a mares, lo llevo en la bandolera. Él ya me coge la bandolera para que me la ponga y se coloca en posición para meterlo dentro. A la salida de ayer, pasamos por una preciosísima experiencia: sale corriendo de clase, tira de la tela sonriendo, se coloca en posición y me comió literalmente a besos terminando con un «te quiero mucho, mami!» 🙂

También es verdad que noté algunas miraditas de otros padres… pero me la suda resbala!

Como dice mi Padre con cariño cuando otra gente se extraña sobre la manera que estamos llevando la crianza: «es que los Padres (por nosotros) son medio hippies!» 🙂

Nos encanta portear! Volver a pasar por esos momentos preciosos! Como el verano pasado, que mientras lo porteaba, el Nano tomaba teta tranquilamente en plena calle sin que nadie se diera cuenta. Que vamos, se entera alguno de estos rancios que viven por aquí que porteo a un niño mayor, con melena y que por más está tomando teta… y me mandan a un manicomio fijo! juasjuasjuas 😛

Sed felices y a disfrutar del Finde! 😉

«Cuando la gente se aburre cantidad…»

Es curioso como cambian las cosas cuando tienes novio/marido/pareja, luego, cuando eres madre.

Hasta entonces, prácticamente  nadie se mete en tu vida con cuestiones muy personales.

Cuando te echas mozo, todos te presionan con «¿y la boda para cuando?«. Luego te casas y te dicen «¿para cuando el bebé?«. Tienes un hijo… y aquí llega el Summum de los opinólogos más variopinto que uno se pueda encontrar.

En mi caso, estos opinólogos despuntaron como hongos cuando tuve al Nano.

En posts anteriores conté el cristo bendito que tuve por seguir con la lactancia prolongada.

Pasé por mil y una, y los peores momentos me los hicieron pasar la madre del Papi y los médicos.

Luego, si lo porteo. Hasta hace poco alternábamos la sillita con el porteo. Tuvimos que dejar el porteo, porque la caca del Babasling no aguantaba más el peso del Nano. Lo que pasa es que el Nano tiene momentos de «colo» y yo no se lo niego.  Acabo con la espalda reventada y las muñecas abiertas. Así que estos días encargué una bandolera. A pesar de que la gente me diga «¿no es mayorcito para llevarlo en brazos?«. Tuve que escuchar (y seguramente seguiré escuchando) cada cosa que ya les vale: que si así se malacostumbra, que si tiene que caminar, que no podemos consentir eso, eeeetc.

Y luego lo más de los máses: la melenaza que tiene.

Hasta ahora, me decían alguna gente cercana que debería cortárle el pelo porque sino se debilitaría, o que si estaría más cómodo y fresco. Pero hasta ahí quedaba la cosa.Además, el Nano no quiere que se le corte el pelo (aunque en breve le tocará un repaso de las puntas). Es su seña de identidad. El Nano sin su melena rizada no sería el Nano.

«Momento ‘Perdoooonaaaa???’ dedicado a Alma de Mami 😉 «

La semana pasada, el Nano se quedó en casa porque había dormido fatal, y llevarlo al cole sería un suicidio colectivo. Así que aprovechamos, fuimos a dar una vuelta a hacer algunos recados.Saliendo de Juguettos se acerca un señor de unos 60 y pico años y le habla al Nano. Pensaba que era una niña. Cuando escuchó que le llamaba por un nombre de nene, me dice que le corte el pelo. Yo le sonreí y le dije adiós tratando de alejarme.

¿Pues no os digo que el anciano éste apuró el paso para decirme lo siguiente?

«Tienes que cortarle el pelo cuanto antes! Sino se le va a quedar la tontería esa de querer ser transexual!«…. o_O

….. (Alma de Mami! Vamos!  En coro: «¿¿¿¿PEEEERDOOOOONAAAAA????»

 

Yo a ese señor en mi vida lo vi! Un perfecto desconocido me viene a decir ésto!

Estuve a punto de decirle que se dedique a ver las obras, que es lo suyo. Pero no. El Nano lo escuchó y me dijo que no le cortara el pelo, jajajaja

También es cierto que el Nano se asustó con esta situación incómoda. Se puso a llorar y se agarró a mi con todas sus fuerzas. No entendía muy bien por qué ese señor desconocido nos perseguía y decía eso de su pelo.

La gente no sabe estar calladita y dejar vivir a los demás. Seguro que si me pongo yo a darles consejos que van en contra de sus gustos, me mandarían a freír espárragos al momento. Y sobre todo si son desconocidos. ¿a este anciano le hubiera gustado que le dijera por qué no se tiñe el pelo que le quedaría mejor? seguro que no!

En fin! Tiene que haber de todo en la viña del señor! 😉

Aprovecho para animaros a echar un vistazo a la sección «Perdooonaaa???» auténtica, original, primigenia de Alma de Mami (esperamos más entradas, guapa!!).

Mil besotes a todos!!