«Una noche sin el Nano»

Pues que mi querido don esposín organizó una cena el sábado pasado! Habló con mi Padre para que se quedara esa noche con el Nano y cenamos solos después de 4 años!! (casi ná!)

Ya os podéis imaginar como fue: hablando del Nano, sintiéndonos raros sin él y notando un vacío tremendo…  si es que los papis soooomoooos… jajaja

A parte de la cena en un mexicano, el Papi me tenía otra sorpresa guardada. Ya sabéis que mi don esposín es un poco desastre a la hora de hacer regalos. Así que para esta ocasión se lució bien, bien. Compró una camiseta chula con un slogan de Juego de Tronos (frikismo al poder!), y… encargó una camiseta que me dejó flipando en multiestéreo!

Realmente, el Nano ya había estropeado la sorpresa. El viernes estaba merendando. A ésto que levanta su cabecita, me mira con cara interesante y me suelta a bocajarro: «¿Sabes? Papá te compró un regalo muy chulo… con muchos corazones!«. Yo me eché a reír! Y el Papi casi se atraganta. Jaaajajajaja Si es que en esta casa no se puede guardar los secretos!

«Deiui Couit»

Os estaréis preguntando qué camiseta me encargó el Papi. Pues… se dedicó a buscar una foto rara de David Bowie para hacerla estampar en una camiseta. En un principio quería estampar la foto que tengo de Bowie en mi perfil de Facebook, pero la resolución era baja. Buscó con el dueño de la imprenta… y no la dieron encontrado. Aún así… la que encontró, me requeteencanta!!


El Nano lo reconoció! Y el Papi quedó boquiabierto! «Mira, Papá! Es ‘Deui Couit’ con el pelo corto! Yo también quiero una!». A día de hoy, al Nano le sigue encantando a rabiar David Bowie, y afirma que su canción preferida es la de «Under pressure» con Queen (lo de Queen  se lo debemos a mi Sister y cuñado, jajaja).

Y es alucinante como reconoce los temas de Bowie! Además, sabe perfectamente que sale haciendo de Rey de los Goblins en «Dentro del Laberinto». Ainssss que me lo comooooo!

«De fiesta con el Abuelo»

El Domingo nos fuimos a comer con mi Padre. Nos contó que el Nano no preguntó en ningún momento por nosotros. Si ya lo veíamos de que tenía ganas de estar con el Abuelo, que el sábado, de camino para allá, no paraba de hablar sobre su abuelo.

Y ahí lo tenéis! Mientras el Papi y yo nos sentíamos mal, preocupados, pensando en él todo el rato… va y resulta de que estaba como unas castañuelas con el abuelo, pasando de nosotros! …ten hijos queee…:-P

Mi padre también nos contó que le pegó un buen susto: salieron al parque que hay al lado de  casa de mi Padre. Todo bien, pero cuando mi Padre le dijo al Nano de que iban al «Parque Grande», el Nano se echó a correr como un loco. Mi padre se echó a correr como podía (tiene la rodilla derecha destrozada de un accidente que tuvo). Lo llamaba, pero el Nano pasaba de él y corría más rápido. Llegó un momento que lo perdió de vista. Preguntaba a la gente si habían visto a un niño corriendo. «Va por ahí, corriendo como una flecha!». Cuando lo vio parado delante del paso de peatones (estaba en rojo), lo cogió y …. se quedó sin «Parque Grande». Castigado!

Claro que tuve una charla-bronca con él! Le expliqué de que cuando vaya con el abuelo no se eche a correr. Que vaya cogidito de su mano, que el abuelo no puede correr porque tiene una pupa grande en la rodilla. Y se preocupó.Tanto como para decirme que no va a correr más con el abuelo y que lo va a llevar al médico para que le cure la pupa! Criatura! 🙂

«Primera pulpectomía y cosas varias»

Con respecto a lo del dentista, el Nano pasó su primera pulpectomía sin anestesia! Estuvo en todo momento tranquilo y colaborando. De hecho le señalaba a la odontopediatra con una serenidad pasmosa cuando le lastimaba. Ella me confesó que nunca tuvo a un niño tan tranquilo y tan colaborativo en su consulta. «Es un niño muy realista!«, me dijo. Que es muy consciente de la situación y que ve que no es dado a exagerar para nada. Campeón!

Y el Papi estuvo durante esta semana pasada hecho un cromo: tenía una mancha roja en el entrecejo, que le cabreaba porque ya llevaba meses con ella, y por más le salió un orzuelo. Era inevitable reírse, porque vaya pinta… jajajaja (soy mala, lo sé! Iré directa al infierno! jeje), también es verdad que daba algo de penica. Fue al médico y la mancha resultó ser psoriasis. El médico le dio una pomada, y ahora ya no tiene esa mancha ahí. Lo del orzuelo, le toca sufrir un poquito más.

Por lo demás, tenemos un lío tremendo por casa con la mudanza. Estamos intensificando la búsqueda, empaquetando y llevando cosas… las clases son ahora también más intensas… Apenas respiro con tanto lío! Y el blog lo tengo medio abandonado! Os sigo leyendo, pero incluso lo de comentar se me hace difícil (comentar a través del móvil es un suplicio!).  Pero palabrita de Mafalda que os estoy leyendo! 😉

Estuve pensando estos días en cesar temporalmente el blog, y no solo por este motivo. Ya sabéis que hay gente «Non grata» que lo está leyendo, y mi idea es dejarlo para que dejen de saber… el don esposín me insiste en que no lo haga, … pero no sé…

Publico con más frecuencia en Instagram, pero muchos de vosotros no tenéis cuenta. Y no me gustaría dejar de compartir cosas con todos vosotros que sois unos soletes  😦

¿qué me decís vosotr@s? ¿alguna sugerencia?

Pues chicos! A disfrutar del sol de hoy! (que aquí dieron lluvia y bajada de temperatura (¡¡10 grados de golpe!!) para ya esta tarde-noche… la madre que me… )

Os dejo el tema preferido del Nano.;)

 

¡Mil besotes y a ser felices!

 

«De mocos y flemón, entre otras cosas»

Por aquí ando de nuevo! Y es que esta última semana me fue otra vez imposible publicar una entrada ya que al valiente del Nano se le ocurrió andar todo descocado por ahí con el pelete que hace… así que se pilló una buena catarrera y desde el jueves se quedó en casa. Seeeñoooor!! Daaaame pacienciaaaa!

«Una ‘carta de amor’ del dentista»

Pues que el lunes tuvimos la cita en la clínica de odontopediatría… Así que otro día más sin ir al cole.

Francamente, quedé alucinada con la de gente que había! Para ser una clínica privada (y no es la única aquí), había un montón en la salita esperando su turno, tanto que tuvimos que esperar una hora bien.

Me gustó el funcionamiento, y la odontopediatra me resultó muy profesional. El Nano estuvo colaborando en todo momento, incluso cuando le sacaron unas placas de la dentadura, solito con ellas. Para que la odontopediatra me confesara que alucinó con él de lo bien que se portó en todo momento, que normalmente los niños se remueven mucho o incluso le dan arcadas cuando les tienen que hacer unas radiografías.

Y sí, me da otra noticia desagradable (a parte de lo que ya sabíamos, de que tiene un porrón de caries): el Nano tiene un FLEMÓN! Jesús…

Obviamente, le conté que había ido muchas veces a la odontopediatra del ambulatorio, y que esta señora no me hizo caso en todo momento. Y ella me explicó que la culpa no fue mía, sino de ella de no haber tomado en serio esas manchitas que le estaba viendo y que tampoco me diese ninguna pauta a seguir.

Por lo que vio, me dijo que el fallo está en la estructura dental (o dentina) que tiene el Nano. Parece que es deficiente y muy susceptible a la caries. ¡¡Y fue la primera que me dijo que la lactancia materna no influye en eso!! Que ella no es quién para decirme que lo destete, porque reconoce que es una decisión de la madre y del niño!!

Lo que sí, piensa que las tomas nocturnas tuvieron que influir algo en la dentina, ya que es curioso la cantidad de caries que tiene en los dientes superiores y no en los inferiores.

Me dijo que hace poco fue a un congreso de odontopediatría y que se habló de unas toallitas a base de xilitol para este caso. Quedó en decirme dónde las puedo conseguir, porque ya que es consciente de que es imposible cepillarle los dientes cuando está dormido, ésta sería una buena solución. También me dijo que lo de darle chicles sin azúcar después de las comidas cuando no se tiene un cepillo de dientes a mano, es muy buena  idea. Y de que tiene que estar como 30 minutos sin beber agua después del cepillado.

Venga, que me dio un montón de pautas a seguir!

Y la «bromita» viene a continuación: en total tiene que hacer 4 Pulpectomías (grima, grima…)  y 13 empastes. ¡Casi nada! 😦

Con «carta de amor«, me refiero a la factura que me sale a pagar. Es como llamo yo a las facturas que vienen a casa, jeje. Pues…. agarraos, que vienen curvas: ¡¡¡1010 «Leuros« del ala (si es que no se complica nada)!!! Todo por culpa de una inepta que no se dignó en recomendarme una clínica dental privada, ni me tomó en serio! En fin… el Papi va a llamar a la pediatra para informarle de ésto. Pero me imagino que le dirá que la Seguridad Social no cubre nada de empastes, ni pulpectomías.

En fin! Que este jueves le toca al Nano faltar nuevamente al cole para tratar el flemón… pobre criatura! 😦

 

«Y una sonrisa para despedir»

Si os recordáis, las listas de admitidos en el cole se publicaban también este lunes. Pues que sí! A pesar de tener 0 puntos, el Nano está admitido junto con otra niña. Así que toca organizar todo para hacer la matricula para junio 😀

Por cierto: es más que probable que a partir de ya no pueda publicar tanto como quisiera. Ya os podéis imaginar el «baile» que tengo por casa: rematando el curso, alumnos que se presentan a pases de grados y exámenes finales, empaquetando ya cosas, buscando pisos… y ahora llevar al Nano casi semanalmente a la odontropediatra.

Aún me toca hacer una entrada agradeciendo a los que me habéis hecho entrega de varios premios blogueriles… y me siento fatal! (Perdón!!! En cuanto pueda, lo hago! 🙂 ). Que ya veis, no es que pase de vosotros, es que simplemente en estos momentos, las horas no me dan para casi nada. 😦

De todos modos, os mando un besazo a cada un@ de vosotr@s, por haberos acordado de mi! Emociona saber que hay gente que te tiene en consideración! 🙂 … sniff… 😉

Mil besotes a todos, y feliz recta final de Abril! 😉