1 de Noviembre: la felicidad

Este finde fue realmente bonito: el Nano se disfrazó todos los días de diablillo, el Papi le cantaba canciones de terror, dimos paseos… . Le pegamos la conjuntivitis al Papi (jejeje).

Para mi, entrar en el mes de noviembre me supone como entrar en un momento de reflexión, de recogimiento.

Empiezo a hacer un especie de balance hasta diciembre, me planteo retos, planes… . Y siempre con el mejor ánimo del mundo! 🙂

«Balance de la última semana de Octubre»

Esta última semana levantamos cabeza (aunque estuve varios días sin poder hablar absolutamente nada por la laringitis… ay ayyyyy ayyyyy!). El Nano sigue yendo tranquilo al cole. Ahora me cuenta todo, y me dice que se defiende en casos extremos. Me sigue hablando de otros amiguitos con los que juega en el cole, de las actividades que hacen… que a su amiguito ya no le tiene tanta confianza como antes. Pero bien! Es un niño muy fuerte. Me tengo fijado que si alguien le decepciona, o le hace daño, se aleja de esa persona todo lo que pueda, perdiendo todo tipo de interés por él. Y lo más importante: vive su vida sin perder esa sonrisa preciosa, queriendo que todos sean felices! («Mamá! Mira! Ese señor se ríe! Es feliz!«. Le encanta ver a la gente feliz, y si ve a alguien triste, procura arrancarle siempre una sonrisa.)

Con su tos…. ni los corticoides le hicieron efecto. Como mucho el Apiretal, que le aliviaba el dolor de garganta. Pero claro, no se lo voy a dar todos los días. Esta semana, oooootra vez a la pediatra (revisión), y ya pedimos cita para el Naturópata. Además, tenemos la vacuna del meningococo B  encargada, lista para ponérsela. Pero para ponérsela, tiene que estar completamente curado. Y temblando estamos, porque ya empezaron a salir los primeros casos (en nuestra zona hay mayor riesgo de contagio por meningitis B, y los politicuchos tienen las «gónadas» de afirmar que no piensan incluir la vacuna en el calendario, a pesar de las muertes de niños que se producen todos los años por la meningitis… hijos de… )

Pero en resumen: esta semana fue un «resurgir del ave fénix«. Fue una semana, tranquila, llena de sonrisas y mimos. De creatividad. De autoconfianza y optimismo. De muy buenas noticias y oportunidades, como el ascenso del Papi en su trabajo y de más clases particulares! … y toses, jajajaja

«A veces, el final de algo es el inicio de una etapa repleta de buenas oportunidades» (Foto: @mamapianista)

«No hace falta comentar nada, la imagen ya lo dice todo» (Foto: @mamapianista)

«Domingueando en la playa»
Al Papi se le ocurrió la brillante idea de pasar la tarde del domingo en la playa (tenemos la suerte de vivir cerquita de las playas, concretamente a 10 minutos en coche). Comimos, paseamos, vimos los petroglifos («las piedras mágicas», según el Nano), recogimos hojas de eucalipto para hacer los vapores, jugamos en la playa, vimos la puesta de sol…

«El Nano y ‘Las piedras Mágicas'»

«Pegadito al Papi! Como el lunes no va a estar, aprovecha al máximo este momento con su  Superpapá» (Foto: @mamapianista)

En esos momentos tan preciosos, lleno de tranquilidad y felicidad, mi mente se puso a mil. Pensar que tengo una suerte única de contar con esta familia que creé con el Papi. De tener un niño tan fuerte y cariñoso, que ninguna adversidad lo tumba. De comprarnos una casita por aquí, de poder cumplir con el último deseo de mi madre, de seguir luchando por y para estos momentos mágicos. De ser feliz.

«No podía faltar su «helado de plátano» (Foto:@mamapianista)

La vida son, como quien dice, «dos días«. ¿Para qué amargarnos la existencia y hacernos daño? La felicidad no está en ser millonario. La felicidad está en los detalles más insignificantes, en la sonrisa y abrazo de tu hijo, en un «te quiero» de tu pareja, en una puesta de sol.

Así que, gente! Os deseo la misma felicidad para todos vosotros! Vivid y sed felices!

Feliz Noviembre!