«Misión Imposible!»

Bueno! Por aquí ando de nuevo! La semana pasada fue un puente extremadamente largo: festivo local que luego se enlazó con visitas al pediatra y odontopediatra. Total, que el Nano fue solo un día al cole!

Como recordaréis, en mi último post «… y viviremos en una casa de papel!» conté sobre la odisea épica que estamos viviendo para encontrar nuevo hogar. Es de risa!

Desde que empezamos a buscar (de ésto hace ya un mes) la semana pasada, Don esposín fue a ver por primera vez un piso en persona. Y le dio un bajón de los grandes: cochambroso, todas las habitaciones eran minúsculas, el lavadero (sin lavadora) era del tamaño para los pitufos, no tenía pasillo, por lo tanto todas las puertas (incluida la de la entrada) daban a una especie de salón enanísimo… ¿amplio? jajaja.

Yo ya me imaginaba que le iba a causar una pésima sensación, porque ya lo había visto en fotos. La inmobiliaria lo pintaba como lo más, y exageró considerablemente con el tamaño de la vivienda (ponía 90m2 cuando en realidad era sobre unos 70m2). Pilliiineeees!

«Y esta imagen es habitual en las descripciones de la gran parte de pisos que hemos visto. Síiii, claaaarooo! ¿y a Lobezno le alquiláis piso o se considera también mascota? xD

Luego está la gracia de las inmobiliarias con las que hemos contactado tanto en persona como por teléfono: llevan semanas sin dar señales de vida, lo que me parece una burla y una falta de profesionalidad. Me están entrando ganas de publicar una lista con los nombres de estas inmobiliarias.

También los que quedaron en llamarnos para fijar la visita para ver un piso que nos interesaba. Pues aún estamos esperando.

Total, que somos nosotros los que nos estamos echando horas delante del ordenador/smartphones buscando viviendas. Hoy le toca al Don esposín ver otro. A ver qué pasa!

Así que, no sé si reír o llorar! El Nano tiene plaza en el cole de allá, pero nosotros no encontramos aún piso! Y queda un mes!! 😥

«Primavera que no llega»

Pues que por aquí aún no hemos «catado» una primavera en condiciones ¿os lo podéis creer? Estamos a finales de mayo, y seguimos con unas temperaturas propias de invierno y lluvia, mucha lluvia de dios!

Tenía pensado guardar a estas alturas la ropa de invierno y llevarla para casa de mi padre, pero me parece a mi que tendré que guardar la de verano! Seguimos con los jerseys de lana, abrigos, plumas, … y botas de agua! juas juas!

Ah! Bueno! Es verdad! Se me olvidaba decir de que tuvimos 2 «simulacros» de buen tiempo! Dos días de solete, un poco de calorcete y…. vuelta a la lluvia! Señoras y señores! Ha terminado el simulacro! A guardar el bañador y ropa de verano y volver a coger el paraguas y ponerse abrigo! …grrr … Invernalia al lado de ésto es Benidorm! 😦

«El Nano»

Como os dije, el Nano se quedó prácticamente toda la semana pasada en casa. Tenía cita para la dentista el jueves, así que le tocaba faltar. Pero, lo que no me esperaba yo es que recibiéramos la 2ª dosis de la Bexsero tan pronto! Así que el miércoles también se quedó y ya está totalmente vacunado contra la meningococo b!! Bieeeennnn!!  Ufff! Ya podemos respirar tranquilos! 🙂

La 3ª visita a la clínica dental fue otra vez de fábula! El flemón estaba totalmente curado, y ya le empastaron una muela más un colmillo. Quedó muy bien! Poco a poco está recuperando esa sonrisa «profident» con paletas partidas incluidas, jajajaja.

Y lo mejor de todo: ¡¡ por fin se cepilla él solito los dientes!! Milagroooo, milaaagroooo!! Hasta ahora era un auténtico suplicio cepillarle los dientes. Muchas veces lo tenía que sujetar el Papi bien fuerte para que se dejara cepillar los dientes. Y acabábamos todos hechos polvo. Y que de pronto se animara él solito a cepillárselos… no me lo creo! 😀

Hasta aquí llega el resumen semanal! Toca ponerse ahora otra vez con la búsqueda de casa. 😥

Besotes a tod@s, y feliz fin de Mayo! 😀

 

«… y viviremos en una casa de papel!»

Ésto de encontrar casa/piso se está convirtiendo en una auténtica pesadilla! Queda mes y medio para hacer el cambio, hemos llamado a varios… y nada!

Te encuentras con cada panorama que ya no sabes si reír o llorar! En una, (de un piso normalito, en una zona para nada vip), nos pedían 3 meses de fianza más un mes extra de alquiler, nómina, contrato laboral fijo, que los ingresos sean como mínimo el triple de la mensualidad,  y un fiador. Vamos! Que todos nos podemos permitir ésto! jajaja

Luego, claro está, buscamos una vivienda sin muebles. Tenemos los nuestros propios, y la verdad, vivir en un piso ya con muebles que no son los tuyos no te hacen sentir en «casa». Además, la mayoría tienen un pésimo gusto! Ves esos muebles del año de la polca, y te entra una dentera… horror!

Añadimos que buscamos uno con garaje. Más difícil todavía. Y luego que admitan mascotas. Y aquí me entra ya la risa.

«Desastre hogareño causado por el Nano»

Ya sabéis de que tenemos 2 perros de tamaño mediano. Los dos nunca nos causaron ningún tipo de destrozo en casa. En ambos casos, me dediqué yo a enseñarles a aguantarse hasta sacarlos. Si están pachuchos y no se aguantan más, les enseñé ir a la cocina a hacer sus necesidades.

Esta semana, Don esposín llamó a un anuncio de un piso. Lo primero que dice es que tenemos mascotas. Ahí le dicen que claro, el suelo está recién barnizado y las paredes los pintaron también ahora. Y yo me río.

A ver, alma cándida. ¿Sólo los perros destrozan el parquet con sus garras de adamantium? (modo sarcástico on). ¿y los inquilinos tenemos que andar descalzos y no amueblarlo para no rallarlo? ¡Anda ya! Además, existe un invento llamado «alfombra».

Y punto de las paredes: vamos a ver, Señor Einstein… ¿qué tipo de destrozo va a causar un perro ahí? Si es por marcar, el macho que tenemos está castrado, por lo tanto no va a marcar.

El piso donde estamos ahora, está muy bien decorado: pintado de varios colores chulos, papel pintado precioso, apliques originales… . El problema es que la dueña nos dijo que no quería que colgáramos ningún cuadro. Ya ésto me echó para atrás, y desde entonces ando obsesionada con las paredes, sintiéndome como si estuviera en un hotel.

Teníamos un zapatero que no lo pudimos anclar por culpa de su petición. Teníamos… hasta que el Nano se le dio por escalarlo. ¿Consecuencia? Pues sí: el zapatero se vino abajo, y gracias a dios que el Nano se escurrió dentro de un cajón y no le pasó absolutamente nada! Zapatero inutilizado y el papel pintado de la pared de enfrente destrozado. ¿fueron los perros?

Y luego está la vena artística del Nano! Me pintó varias paredes con rotuladores, tizas, bolígrafos, ceras… y ahora para sacarlo me las estoy viendo. ¿fueron los perros?

13221143_10154041914569333_3964797338543413522_o

«El ‘Guernika’ particular del Nano… Los perros no fueron 😉 «

Hace unas semanas, la dueña vino a ver el piso (otra cosa más que detesto del alquiler). Yo me fui a dar una vuelta con los perros, mientras ella veía su piso con el Don esposín.

Todo muy bien, hasta que al Nano no se le ocurre hacer algo que hasta entonces nuuunca hizo. Estaba comiendo algo con chocolate y se había manchado las manos. Así que no se le ocurre mejor cosa que limpiarse las manos al papel pintado ¡¡BLANCO!! y delante de la dueña. Con dos….! Me contó Don esposín que la dueña se quedo palidísima al ver la hazaña del Nano, casi le da un síncope! Jajajaja (y no, no se fijó en el destrozo que había hecho el Nano con el zapatero).

«Martes de tortura»

Este martes pasado me eché todo el día delante del ordenador buscando vivienda. Fue un palizón terrible. La mayoría están amueblados, o no tienen garaje, o están a tomar por saco, no tienen ascensor (aunque si os digo la verdad, poco me importa. Aquí tenemos ascensor para 4 viviendas por planta -6 en total-, y me tengo echado ¡¡10 minutos!! esperando por el puñetero ascensor. Sin contar que falla un montón de veces, sino, que os cuente Don esposín, que un día se quedó durante una hora encerrado, jejeje )

Está también la picaresca de los precios: había algunas viviendas que las ofertaban varias inmobiliarias. Y alucinaba como variaba de precio de una a otra! O alquileres desorbitados (¿2.000€ al mes por un piso de 3 habitaciones normal y corriente?). No sé si habrá alguien que pique… pero si hay alguno, le deberían dar dos medallas: uno por tonto y otra por si la pierde.

Y el «momento ortografía»! Vale! Que yo no soy una Cervantes de la gramática, lo admito. Pero hay cosas que te hacen literalmente «sangrar los ojos«. Leer cosas como «Alkilo» (¿venderá la vivienda al kilo?), «garage«, «hecha un vistazo», «piso de alto stanndin» (aquí, sinceramente no sabía qué pensar), … y otras tantas burradas que leí que las borré de la memoria para no cortocircuitarme la poca neurona que me queda medianamente decente.

… y las fotos que ponen… «paaar favaaaar«!!! Demasié! Pocos son los que hacen unas fotos medianamente decentes, pero aún así, no entiendo por qué tienen que sacar 5 fotos de la taza del retrete. O a los muebles espantoso que tiene. O a  una esquina de una habitación. Sacar una foto de un descampado que da muy mala espina. Sacar fotos a habitaciones oscuras, donde no se ve ni un pijo. O una, que me dio especialmente mal rollo de los grandes: las fotos de una vivienda que ya de entrada me daba mala sensación, en la que solo las fotos de una habitación (no sé si salón o dormitorio) estaba llena de «orbs«. Casi, casi estuve a punto de enviar el anuncio a Cuarto Milenio!

En fin! Recemos para que encontremos algo! Sino, ya nos veo viviendo debajo de un puente! Jajaja

«Por lo demás…»

Ayer, el Nano salió del cole con un señor chichón morado en la frente. A nosotros solo nos dice que fue un niño que le golpeó con una caja de plástico muy dura. Me extraña, porque el chichón es bien grande! A mi padre le contó que se peleó con ese niño. La verdad… puede ser que sea por los caracoles. Me explico: el Nano lleva dos semanas tratando de recoger a todos los caracoles y llevarlos para casa, para evitar que este niño las pise (¡hay que salvar los caracoles, mamá!).

Me cuenta que en el recreo, cuando salen al patio exterior, este niño se dedica a pisotear a todos los caracoles, y me dice que él se siente muy mal que el niño haga ésto! En una me dijo que consiguió hacer prometer a este niño que no lo vuelva a hacer más. Así que sospecho que ayer el Nano perdió la paciencia y se lió a tortas con este niño.

La profe chiflada me estuvo llamando todo el santo día (la última llamada fue a la 1 y pico ¡¡DE LA MADRUGADA!! No cogí ninguna llamada, porque ya sabía lo que me iba a decir: «Tu hijo se porta fatal!«, que otra cosa no me dice. Sospecho que hoy, a la salida de clase, es capaz de retenerme al niño para  hablar conmigo. Y pobrecita si lo hace! Si hacéis memoria, en el acto de conciliación que firmamos tiene ¡ABSOLUTAMENTE PROHIBIDO HABLAR CONMIGO EN LA ENTRADA/SALIDA DE CLASE Y EN EL AULA!

Que… por el amor de dios!!! Queda solo un mes y medio! ¿tanto le cuesta dejarme tranquila lo poco que queda? 😥

Pues por hoy es todo, gente! Prosigo por aquí buscando nuestra «casita de papel»! 😛

Mil besazos a tod@s y a ser felices! 🙂

 

«#MiércolesMudo: Piper, la reina de la casa»

Siguiendo un poco el hilo del post de ayer, hoy pongo una foto de mi perrita, la reina de la casa. La tomé hace ya unos años con la reflex que tengo. No utilicé ni Photoshop ni filtros. Es Piper en estado natural 😉 Feliz MM!!

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

«Niños y mascotas»

Desde que era muy, muy niña me encantaron los animales. Recuerdo la primera vez, con cuatro años, que estaba empecinada en traerme un gato para casa. Había uno atigrado rondando por nuestra casa, y un día lo cogí y lo metí en casa. Aún recuerdo la cara de susto que puso mi madre cuando lo vio por la casa adelante, jajajaja.

Me crié con mascotas: conejos, conejillos de india, ratas, hamsters y perros. Y es una experiencia bonita! Te enseña a ser más responsable y ver la vida de otra manera. Así que, en mi casa tenemos dos perretes, una chica y un chico que llenan de alegría los juegos del Nano.

Cuando nos mudamos aquí, estábamos el Papi y yo solos. Recuerdo un día que me interrumpió una clase una ex alumna (y sobrina de la dueña de la academia). Tenía los ojos llorosos y estaba desesperada. Había encontrado hacía unas semanas un cachorrito metido en una bolsa tirada en la cuneta. Me contó que durante días se pasaba por ahí a darle de beber y de comer. La perrita estaba ya fuera de la bolsa pero no se movía del sitio, como esperando a que quienes la habían abandonado la fuesen a buscar. La niña, mientras, seguía insistiendo en casa para recogerla… y por fin, su padre le dio el visto bueno. Tenían tres perros más, y el más viejo, atacaba a la perrita. Así que los padres le dijeron que le buscara otro hogar. Le dieron un plazo, y si se agotaba ese plazo, a la perrera.

La perrera de aquí suele estar saturadísima, y lo que hacen con algunos perros que les llegan es meterle esa terrible inyección. … y a la niña se le acabó el plazo. De camino a la perrera, la niña le insistió al padre que parase en la academia. Y así dio conmigo.


Cuando vi por primera vez a ese cachorrito asustada, y el gesto que me hizo de echarse a mis pies, sabía que no me iba a separar de ella. Y la adopté. Es un cruce de Beagle con Podenco portugués, un cruce muy habitual para conseguir perros de caza. A día de hoy aún siente pánico a los fuegos (disparos, petardos y los fuegos de las fiestas), a las vallas. El terror a los sitios oscuros ya lo supero. Recuerdo un día, paseándola por la ciudad, se me acercó un señor que denotaba cierto alto status social, y me dijo «buen ejemplar de caza!» Me reí y le contesté, que muy buena no será porque le tiene miedo a los ruidos. «Lástima!» me contestó.

Imagino que a esta perrita la abandonaron porque no servía para ese propósito. ¡Y menos mal que no le ocurrió algo peor!

Es tozuda y por ser medio Beagle, ladra por todo. Jajajaja

Cuando nació el Nano, lo aceptó muy bien y me lo cuidaba. Estaba siempre pendiente de él. Desde que el Nano empezó a caminar y a hacer de las suyas, mantiene distancias con él (es que es muuuuy bruto el peque), pero juega con él, o le obedece.

«… y no llegó con uno que viene otro!»

Va hacer 2 años que adopté al segundo. Otra alumna mía se había hecho cargo de este perro, porque veía como un conocido de un amigo de ella lo trataba: lo tenía todo el día encerrado en casa, no lo sacaba nunca, y claro, el perro hacía sus necesidades en casa. Resultado: este chico se dedicaba a pegarle. Además quería hacerlo agresivo. Así que esta chica, cuando vio el percal, no se lo pensó dos veces y se lo llevó. Claro, que en casa no se lo dejaron tener, y ya os podéis imaginar el final: no pude decir que no, además, mi perra se encariño con él! Jajajaja


Al Papi casi le da un infarto, pero a día de hoy, lo adora. Es un perro muy, muy dulce y cariñoso. Además, es un guardián de lujo! La primera vez (y última)  que el Nano consiguió abrir la puerta de la entrada, el perro empezó a ladrar. A mi me extrañó, porque así como la perra ladra por todo, éste es muy callado. Notaba que el ladrido tenía eco, … y ahí los veo. En el pasillo, el Nano delante del ascensor y el perro ladrando y empujándolo hacia atrás. Si el Nano llora porque se hizo daño, o se despierta llorando, el primero que va a verlo es el perro.

«Son mis cachorritos!»

El Nano no sabe vivir sin ellos. Los incluye en todos sus proyectos, les da de comer, quiere pasearlos, juega un montón con ellos y los llena de besos.

Tiene claro que son sus perros. Me sonríe, los señala y me dice «‘Paipé‘(Piper)  y ‘Lolón‘(Gordon) son mis cachorritos!».

En cama dormimos todos juntos, y desde que adosamos la nueva cama del Nano a la nuestra, los dos duermen cerca de él, como guardianes.

Las mañanas de los fines de semana los despertares del Nano son preciosos. Siempre es el primero en despertarse, y lo que dice es «Buenos días Mamá, buenos días Papá, buenos días «Paipé», buenos días «Lolón»! » y nos llena a besos.

Si un perro está medio pachucho, se preocupa por ellos y quiere cuidarles o darles la medicina. También les regaña si ladran, o me los mete en la cocina cuando nos vamos a algún sitio. Y le obedecen! Gordon es el que más juega con él, y siempre le roba algún juguete para quele haga caso. Y


Hay gente que me decían que nos deshiciéramos de ellos, y otros que nos dicen que es una manera muy sana de educar al Nano. Y la verdad que sí. Se está llevando un máster en responsabilidad y respeto. Aunque digo la verdad, cuando vamos paseando por la ciudad y ve otros perros, tengo que ir corriendo tras él, porque los quiere achuchar como a los nuestros. Y claro, si son perritos pequeños, temo por ellos porque le puede hacer daño (bruto, brutón). Y con los pedazos de perracos tipo gran mastín, de estos que parecen más caballos que perros, pues claro, no sé como pueden reaccionar.

No me arrepiento de tener dos perros en casa. A mi me dan mucha compañía (por las mañanas las paso ahora sola). Piper, desde que está Gordon, rejuveneció mucho y me sorprende como duermen juntitos sin gruñirse. La verdad, muchas veces digo que mi casa es «Mimosolandia», porque lo que más se respira es amor, cariño y mimos. 🙂


¿y vosotr@s? ¿tenéis también mascotas en casa? ¿qué tal con vuestr@s peques?