«This is Halloween!»

Retomando un poco la normalidad por aquí, aunque el Nano y yo tenemos una tos que da miedo (jajaja), nos toca ponernos ya manos a la obra con esta celebración divertida que se implantó hace poco en España.

La verdad, yo nunca celebré Halloween, tampoco se estilaba por aquella en Suiza. Como mucho, recuerdo que hacia mediados de Noviembre, subíamos de noche con unas remolachas que habíamos ahuecado y tallado a nuestro gusto a modo de farolillos, a la iglesia que estaba en lo alto de la colina del pueblo, mientras cantábamos las canciones que nos había enseñado la profe para este evento. Hasta hace poco no tenía ni puñetera idea para qué era esa marcha nocturna en plan «Santa Compaña«, pero era emocionante y divertido :). Me enteré que se trata de una marcha nocturna muy antigua que adoptaron de los alemanes (la marcha nocturna de San Martín), y le llaman Räbliliechtliumzug (algo así como la marcha de las luces de remolacha).

«Halloween, Samaín, Samhain…»

Donde vivimos no se le llama «Halloween«, sino «Samaín«. Y harta estoy de decirles a algún que otro que la palabra «Samaín» (correctamente escrito «Samhain«) es gaélico-irlandés, festividad de origen pagano que quiere decir algo así como «el fin del verano«. Pues no hay tu tía! Me dicen que me informe bien, que esta festividad es de aquí de toda la vida, y que Samaín es una palabra autóctona. Así que pregunté a mi padre, abuela… y curiosamente, todos me decían que no les suena nada de eso. Que lo que se celebra de siempre es el día de los difuntos.

Al caso. El Nano está suuuuper emocionado con este día. Le encanta toda la parafernalia macabra que está viendo. Lo de los fantasmas, brujas, calabazas… . Así que el Papi le compró el otro día una calabaza para decorarla.

Mira como le gustó la calabaza, que anda todo el día paseándose por la casa con la calabaza, y ayer no dejaba de enseñársela a mi padre todo orgulloso.

Como el jueves van a hacer una fiesta de «Halloween» en el cole, hoy por la tarde probaremos cosas, y tallamos la calabaza.

«Las cositas que compré para Halloween»

Antes de ir a recoger al Nano del cole, me fui primero en busca de un jarabe homeopático para nuestra laringitis (al final me compré miel) y a buscarle un disfraz y algunas cosas para decorar la casa.

En Juguettos le encontré un disfraz sencillo de diablillo (muy acorde con su personalidad, jajaja) que, además, estaba rebajado de precio.
Pero le faltaba el tridente, así que me acerqué a Imaginarium que siempre tienen cosas originales. Encontré un tridente perfecto (de goma espuma, así no hay peligro alguno) que viene con una diadema con cuernecillos muy graciosos. La idea era de comprarme solo eso. Lo que pasa es que ves cosas preciosas… y sucumbí ante unos vinilos de temática terrorífica (si llega ser el Ikea, me llevaba media tienda, jejeje).

«El vinilo de Imaginarium que pegaré en el ventanal del salón. … Maldita debilidad! 😛 «


«El set de Diablillo para mi Diablillo»

El Miércoles le dije al Papi que pegaran ya los vinilos en el ventanal que tenemos en el salón. Y se lo pasaron pipa!

Eso sí, lo hizo todo el Nano, lo pegó a su gusto y amontonó todas las pegatinas en un mismo punto «porque son amigos!» jajajaja

La sorpresa de los vinilos es que en el pack venía también una banderola divertida para colgar. Mola, mola… 🙂

«El Nano en plena faena de decorar el ventanal» Foto: @papafilosofo, Editado: @mamapianista


«El resultado final! Si a él le gusta, pues queda así! Con esa cara de felicidad, cualquiera le dice de redecorar otra vez!» Foto: @papafilosofo


«y así nos fuimos al cole a la fiesta de Halloween! Miedito! jejeje» Foto: @mamapianista

¿cómo estáis pasando Halloween con vuestros peques? ¿de qué los disfrazasteis? …¿Truco o trato?