«Neverending mudanza’s story»

Si pusiera una banda sonora a estos interminables meses, sería sin duda alguna, ésta

Para mi, ésta fue mi 5ª mudanza (sin contar la primera que hicieron mis padres desde Berna al pueblito donde después vivimos durante bien dos décadas, ya que era un bebé). Puedo afirmar que de todas, ésta fue la épica-scifi-interminable-nietzscheano-surrealista… . Y por más, teniendo al Nano ya más crecidito, incordiando por el medio (se dedicaba a vaciarme las cajas que iba llenando para luego meterse dentro, cabrearse porque le guardaba los juguetes que ya no usaba…). Así que, nuevamente, mi padre nos echó una mano: se llevó otra vez al Nano con él a su aldea natal… y así pasó el Nano media vacaciones de verano por la provincia de  Lugo, con el abuelo y un porrón de familiares. Se pasó de fiesta en fiesta, jugó con más niños, se recorrió toda la muralla de Lugo a pie (¡¡sin pedir colo!!), vio una ternerita que acababa de nacer en ese momento, paseaba por el campo recogiendo frutos silvestres… que al final, el señorito cogió un moreno de envidia! (y nosotros, mientras, encerrados en los pisos llevando cajas 😥  )

Fuimos a finales de agosto a una comida familiar allí, y me gustó ver la familiaridad y tremendo cariño que les cogió el Nano a cada uno de ellos (hasta los vecinos!). Nada más bajarnos del coche, fue a saludar a todos. Los llamaba por sus nombres, y los abrazaba. Me gustó ver la conexión que creó con ellos. 🙂

 

«El Nano y la mudanza» 

A nosotros nos vino de perlas, porque pudimos avanzar un montón! Entre los cinco viajes ¡¡diarios!! que hacíamos de aquí a Pontevedra, atender a los técnicos/obreros y hacer mil y un papeleos, pudimos rematar a tiempo (no veáis la caña que metimos el último día!! Tanto que acabamos reventadísimos!).

Y sí. Quedamos tan hartos de Pontevedra, que no fuimos ni a la famosa Feira Franca (la fiesta medieval a la que íbamos todos los años), ni al festival que hacen para los bebés-peques (y eso que este año vino el famoso pediatra Carlos González a dar una charla!!).

Simplemente, quedamos «empachadísimos». A mi me toca pasar varias veces a la semana por ahí. El primer día, me entró pánico, me angustié. Pero luego sentí alivio pensando que ya no vivo ahí. Fueron unos años durísimos para mí, donde la mayoría de los recuerdos vividos ahí, son pésimos (soledad, muerte de mi madre, parto horrible, despido, profe chiflada, los padres del cole rancio poniéndome motes despectivos a mi y al Nano…). Una pesadilla.

 

Temíamos por el Nano. Él es el que nació en Pontevedra , y pasó sus 3 primeros años ahí. Se había hecho amiguitos en el cole y en el parque. Se conocía todos los rincones del casco antiguo. Era su entorno.

Lo que hicimos fue que mi padre se lo llevara con él desde Pontevedra. Que tuviese el recuerdo del piso aún amueblado (eso sí, con varias cajas apiladas por todos lados). Pero evitamos que viese el piso vacío. Así que se fue con esa imagen. Y fue lo mejor, porque era desolador ver el piso absolutamente vacío. El piso, donde el Nano cumplió su primer año, donde empezó a caminar, donde arrancó a hablar como una cotorra… . Nos pusimos melancólicos, sip!

Y después del palizón, se vino para este piso, pero ya arreglado, pintado, amueblado. Y ¡madre mía! Qué sonrisa esbozó cuando entró en nuestra nueva casa! Chillaba de alegría, abrazaba a los perros, miraba todo al detalle y se puso muy feliz al ver todos sus juguetes en su habitación (aún anda medio flipado por tener su  habitación)! «Me gusta!», sentenció todo convencido. Le preguntamos si quería volver a Pontevedra, y se niega rotundamente, jajaja.

La verdad, nos sorprendió enormemente cómo se adaptó a la nueva situación..Le encanta el piso, la ciudad, el cole. Es consciente de que ahora el abuelo está cerquita, amigos y demás familiares… y le gusta!  Vamos! Que gracias a dios se adaptó de fábula! 🙂

«El último dibujo que hizo el Nano en el piso de Pontevedra: somos nosotros 3, los dos perros y una moto»

Que, chicos, hemos empezado una nueva etapa! Y estamos todos muy  felices y motivados con esta nueva aventura! Eso sí: aún queda por vaciar cajas (y cajas, y cajas…) y terminar de adecentar la vivienda! … lo que digo yo: neverending storyyyyyy! 😉

Un besote a tod@s, y sed felices! 🙂

(ojito! Queda menos para compartir el nuevo blog con vosotr@s!! tic, tac, tic tac…)

 

«Un micro respiro!»

Cuánto tiempo sin pasarme por aquí, gente! No veáis las semanas locas, locas que estamos pasando… a punto de quedarme «catachoff»!

Aprovecho este momentito para poneros un poco al día. El Nano ya terminó el cole el miércoles (¡¡¡ por fiiiin!!!), pero nosotros seguimos bajo presión con todo el rollo de mudanza, matricula y festivales (de hecho, hoy por la tarde me toca ir a uno… Sí, amigos. Se supone que aquí es festivo, peeero… por culpa de la mierder de las elecciones nos cambiaron la fecha 😦 )

El Nano está desde  el miércoles fuera de casa. Mi padre se lo llevó con él a su aldea natal, en el centro de tierras gallegas, en pleno campo, rodeado de pura naturaleza y tranquilidad. Están con ellos mis tíos-padrinos (que ya os conté sobre ellos), mi tía y muchos más familiares. Así que, el Nano está siendo el centro de atención de todos: le consienten todo, lo están mimando hasta el infinito, juegan un montón con él… . Y él no nos está echando de menos en absoluto. De hecho, hace un ratito hablé con él por teléfono y ¿os podeis creer que pasó de mi? Cabr…cete.

Me van mandando fotos del Nano por Whatsapp y mi padre me llama todos los días para contarme. Me cuenta que en ningún momento preguntó por nosotros. Está extasiado con toda la naturaleza que ve. Pide que le enseñen las vacas, cerdos, gallinas… . Y está genial! Ayer le pegó un susto de muerte a mi padre: se había ido a la villa a recoger los encargos para la comida familiar de hoy, y al volver no lo veía. Resulta que su tía lo cogió y se lo llevo con ella a ver las vacas. Y él, tan tranquilo se fue con ella, y ni preguntaba por mi padre jajaja.


Se va a la huerta a comer las fresas de ahí, e inspecciona el campo por si encuentra algún caracol o bicho, jajaja.

«Con mis tíos-padrinos»

Si hacéis memoria, os conté que mis tíos-padrinos (auténticos soles!) quedaron sordo-mudos por culpa de la meningitis. Se comunican con el lenguaje de signos, pero son capaces de entenderte leyéndote los labios.

El Nano los adora desde siempre. Nos contó mi padre que los entiende perfectamente y que ahora trata de imitar los signos que hacen (parece que le están enseñando). Y está pendiente de mi tío-padrino, que le llama «Mulo» (en realidad, se llama Milucho, jajaja. Ya sabéis como es el lenguaje de los peques a esa edad, jajaja).

«Dura separación»

Que sí… desde el miércoles estoy tristona. No soporto su ausencia y me entran ganas de llorar. Sé que está feliz y que lo están cuidando de maravilla, que está en muy buenas manos… pero, bufff… se me hace duro! Lo requetequiero un montonazo y lo echo terriblemente de menos 😦

No levanto cabeza! Estoy súper pendiente del móvil y lloro cuando me mandan una foto de él. Acepté la propuesta de mi padre, porque sé que le viene genial pasar unos días en el campo. En la ciudad pasa mucho rato encerrado en el piso, y yo quiero que disfrute de la naturaleza al máximo, que es algo único y precioso que tenemos.

¡Si hasta los miércoles lo pasaba fatal, que era el día en que el Nano se quedaba en el comedor del cole y no lo veía hasta la tarde-noche! En fin… que yo no sería capaz de separarme tantas veces de mi pequerrecho. Me muero!  😥

«Papeleos, papeleos … y más papeleos»

Cambiando de tema, estoy del papeleo hasta las narices. Me he pegado un montón de viajes en tren estas semanas para ir a la otra ciudad a hacer tramites. Hasta 3 veces en una semana!!! Y ayer ya rematé parte de los papeleos. La matrícula del nuevo cole del Nano ya está entregada. Se abrió el plazo este lunes 20, y ayer cuando entregué la documentación me sorprendí cuando me dijo la secretaria que me estaban para llamar porque veía que no daba entregado la matrícula. Que, bueno, el plazo se cierra el 30 de junio, y ayer era 23! Caray! Estaban preocupados de que me hubiera despistado o algo similar, y me comentó que solo quedaban 4 por matricularse. Alucinante!  😀

Así que… ya está matriculado! Yuppiiiieee!!

Y también ayer firmamos el precontrato de alquiler. (Sipi! Que hemos «topado» con el piso perfecto! Ya os contaré por el otro blog! 😉 ). Pesadilla terminada!… Por fin! 🙂

… ¿queda algo más? hummm… me parece que no… o eso espero!

Pues eso, gente! Supongo que ya estáis a puntito de empezar las vacas en familia, así que… a disfrutarlo al máximo! 🙂

… (y a ver si puedo retomar con normalidad lo del blog, y empezar ya con el paralelo, que, tranquis, ya os iré avisando 😉 )

Besotes a cada un@ de vosotr@s y feliz día!

» #MiércolesMudo : de paseo dominguero»

 

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

» #MiércolesMudo : Abuelo»

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!