“Rescatando posts: Embarcándonos en una nueva aventura!”

Ya que retomo este blog, rescato las entradas del otro. Muchos ya los leísteis en su momento, pero me hace ilusión publicarlos por aquí, en mi diario, para cuando mis peques sean mayorcetes lo lean …

Hace un año que comenzamos esta nueva aventura… ¡cómo pasa el tiempo! un año ya desde ese positivo! Y aquí estamos, la enana de unos 8 kg bien pasados y poseedora de la sonrisa más espectacular de la galaxia! Ahí va!

Hace justo cinco años, Don Esposín y yo decidimos tener un hijo. La verdad, fue un tanto precipitado. Es decir, teníamos en mente tener un hijo, pero no en ese momento. La situación en la que estábamos no era de la mejor (Don Esposín trabajaba en negro por dos duros en una academia y yo estaba en aquella academia regentada por esa loca que luego me despidió tras el parto, vivíamos en Pontevedra absolutamente solos…).

Os estaréis preguntando por qué narices decidimos dar ese paso. Sencillamente, porque a mi madre le habían diagnosticado metástatis. El Cáncer que le habían descubierto hacía 4 años (y que parecía que estaba controlado), había vuelto pero en forma de una metástasis brutal (hígado, columna y cerebro).

Ese último verano se empezó a sentir fatal, tanto que ya ni podía salir de cama. Un día me acerqué yo para hablar con la unidad del dolor del Hospital (se aquejaba muchísimo de la columna y decía que no sentía las piernas). De ahí, me mandaron al ambulatorio de mi madre y tuve que esperar a que el médico de cabecera atendiera al último paciente. Recuerdo la mirada que me puso cuando me vio sentada esperando. Pidió permiso al paciente que le tocaba el turno y me hizo entrar. Ahí, yo ya me presagiaba lo peor.

Y ahí fue cuando el médico me dijo que sabía por qué estaba ahí. Tenía los últimos resultados de las analíticas que hizo mi madre… y revelaron lo peor. Me desmoroné. Sabía que a partir de ya, mi madre tenía el tiempo contado.

Al salir de la consulta, traté de serenarme y llamé a mi hermana. Y a partir de ahí entramos todos  en una espiral de lucha, de aprovechar cada instante con mi madre, de estar juntos y de hacerla feliz en todo lo posible.

Así que, por eso decidimos Don Esposín y yo tener un hijo. Y dimos el gran paso.

Se puede decir, mejor dicho, aseguro que yo no viví un embarazo normal. Es más. No me daba cuenta de mi estado. Estaba centrada al 100% en mi madre. Mi hermana & cuñado y nosotros nos turnábamos cada día para acompañarla a hacer la quimio, radio, analíticas y consultas. Todas las semanas, todos los días. Cuando a mi madre le entraba el apetito y tenía ganas de comer algo, era yo quien se lo hacía. Mimarla y llamarla todos los días. Pendiente del móvil por si le subía la fiebre, salir de mis controles y llamar a mi hermana o mi madre para saber qué tal sus resultados… . Así que, no disfruté de mi embarazo.

En cambio, mi madre sí que lo disfrutó. Compró un montón de cosas para su nieto. Tenía en mente mil y un proyectos que hacer. Se ilusionaba con cada patada que llegó a sentir con sus manos, incluso de cuando notó que el Nano tenía hipo. Le hablaba a mi barriga contándole que lo quería mucho, llamándole “mi garbancito”… . Todas las enfermeras y médicos estaban enterados de que iba a ser abuela, ya que lo pregonaba con todo orgullo.

Hasta el último instante… cuando decidió cruzar. Mi prima me contó mucho más tarde de que ella lo presentía, que no iba a estar para el nacimiento del Nano. Se preocupaba por mi, quería estar segura de que tuviese a alguien a mi lado en ese momento. Sabía que lo iba a pasar mal, y tenía miedo de que fuese mal el parto.

Al día siguiente del Concierto Fin de Carrera de mi hermana, nos fuimos todos  a primera hora de la mañana a casa de mis padres. Mi madre se estaba apagando. Cuando la vi, me asusté y ya sabía que le llegó la hora. El hígado le estaba fallando, deliraba y se quedaba dormida a ratos. Aún así, se esforzó en mantenerse despierta para darme su último regalo para el Nano: el cuento de Garbancito. Nos hizo prometer a mi hermana y a mi de estar siempre juntas y de cuidar de mi padre. Llegó su hora y estaba serena.

Mi madre murió el 1 de Julio 2012. Un mes antes de nacer el Nano.

 

“No todo son lágrimas!”

En fin! Que fue duro y obviamente es muy difícil de olvidar ese momento. Pero en la vida hay que seguir mirando adelante, y tratar de sonreír al máximo posible.

Juré que nunca más pasaría por otro embarazo-parto. Pero, gentiña, …¿qué le vamos hacer, si tenemos a un enano que lleva protestando desde que empezó a hablar?

Había dicho que no ampliaríamos familia en este momento, ya que con la liada de cambio de domicilio y cole iba a ser muuuuy heavy (que, palabrita de niño Jesús, la casa aún está manga por hombro!!!).

Pues hijos… que de esta vez se le despertó el instinto bipaternal a Don Esposín, y empezamos a ir a por el segundo. (por cierto… al Don Esposín lo pillé alguna vez viendo mi calendario de fertilidad, jejeje  ).

Y…. tras tres intentos fallidos (uno con micro-aborto)… (redobles-redobles-redobles)… se dio en el blanco!!

Que sí, que sí… me vais a matar por tenerlo taaaan calladito… pero, tras el primer trimestre lleno de controles, que me estaban tratando como a una abuela y en plan “uy! esto va a ser arriesgado!!“, disgustos que me dieron alguna gente… me aguanté hasta ahora, que estamos ya de 16 semanas y con la prueba genética perfecta!! (obviously, ya sabemos qué es y ya tenemos nombre! secreto, secreto!  ).

Me prometí a mi misma que este embarazo lo disfrutaría… y vaya si lo estoy disfrutando! Deseando que pase el tiempo para tener a esa personita entre mis brazos y achucharla un montón!

Así que, a partir de ahora tocará contar como es esta experiencia de la bimaternidad por aquí… que, por cierto: el Nano está muy, muy, muy feliz!!

Besos a tod@s, y nos vemos para la semana! 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s